Bodas recientes

Home/Bodas recientes
Bodas recientes2019-04-15T10:06:40-05:00

Yuliana + Jonathan

boda yuliana y jonathan

Cuando vas a muchas bodas es lógico que tengas el amor impregnado en el lente. No obstante, después de ver a Jonathan y Yuliana, puedo decir que gran parte de lo que significa amar, es encontrar nuestro propio reflejo en el otro.
Este juego de espejos que es una relación de pareja, quedo evidenciado el día de la boda de esta pareja que se complementa tan bien que a través del uno se puede conocer al otro.

Jonathan y Yuliana son una pareja amante de su familia y sus amigos, por eso no es casualidad que el amor les haya llegado de la mano del mejor amigo del novio. Desde que se vieron, Cupido afiló sus flechas para unir dos corazones que no encuentran más razones que poner en el centro a Dios.
Cada vez que están juntos, pareciera que las palabras estuvieran de fiesta, los temas van y vienen, saltan de un lugar al otro, las conversaciones los envuelven y los ayudan a conocerse, a coincidir en un mismo verbo que se hizo carne ante Dios, en una ceremonia en la que amigos y familiares celebraron la dicha de que el amor verdadero existe y está encarnado en Jonathan y Yuliana.
Jonathan es fanático de las carreras, pero desde el principio sabía que Yuliana era su camino más importante y por eso no quiso arrancar con prisas. Su primera cita transcurrió tranquila, su miraba se centró en cada pequeño acto, en cada detalle de Yuliana que iba tejiendo un influjo atrapante que terminó por llenarle el corazón.

Yuliana se encontró sonriendo cada que Jonathan sonreía, su sonrisa fue lo primero que le llamó la atención, y es precisamente esa línea horizontal que se curva ante su presencia, la que mantiene el sol encendido en el alma de ella.
Esta historia de amor se construyó con detalles, música, sueños, planes, canciones y osos de peluche. Pero la magia principal empezó a brotar, aquel 8 de diciembre, día de las madres en el que Jonathan después de haber escuchado tantas palabras que construían el alma de Yuliana, estaba ansioso por escuchar una sola que lo cambiaría todo, ¡Sí!
Teniendo en cuenta que la familia ha sido parte vital de su relación, todos llegaron al lugar elegido con carteles hechos de amor y una invitación única que decía ¿Yuli te casas conmigo?
El momento fue tan romántico y emotivo que Yuliana aceptó entre lágrimas y emociones luminosas que dibujarían un arcoíris hasta el momento más especial de sus vidas, el día en que por fin irían ante Dios a presentar su amor como ofrenda de entrega, fidelidad y compromiso, como modo de agradecimiento con la vida por haberlos cruzado en el camino.

Desde aquel 8 de diciembre en que las luces de la vida y el amor se encendían para mostrar el camino, todo fue preparar una ceremonia única que sería un regalo especial para todos aquellos que de una u otra manera han sido testigos de este camino de amor que se llama Jonathan y Yuliana.
La ceremonia fue conmovedora y radiante, Yuliana con su largo velo parecía el lugar donde comienza el milagro y brotan los ríos de la existencia. Eso siempre lo supo Jonathan desde que le regaló las primeras flores y ella con manos amorosas hizo que duraran más de un mes. Esa es Yuliana, la mujer que hace florecer la primavera en el corazón de un hombre que tiene claro que mientras Dios estuviera primero, a cada instante llegaría lo que necesitaba, y así llegó ella para completar su corazón ¿Cómo no estar agradecido?

Cuando el sacerdote pronunció “Qué lo que Dios ha unido, no lo separé el hombre”, Yuliana sintió que su vida comenzaba allí, en donde el amor se convertía en brújula y Dios entraba definitivamente a su vida de la mano de un hombre que se le entregaba en cuerpo y alma, para jurar a dos voces que estarían juntos hasta el último de sus días.

Después de este momento en que su amor por fin estaba bendecido por Dios, Yuliana y Jonathan compartieron su celebración con aquellos que desde siempre creyeron en el amor como camino para alcanzar la eternidad. Todos bailaron, sonrieron, cantaron e hicieron de la boda de Jonathan y Yuliana una de esas fechas por las que vale la pena haber nacido.

Ser fotógrafo es un universo porque cada pareja es una aventura diferente. Después de ver todo esto, es imposible no creer en el amor y agradecer a la vida porque existiendo tantos momentos y misiones en la vida, a mí me haya tocado la más bonita, la de Guardar Momentos de amor.

  • Fotos de la pre-boda por Alex Stenvers
  • Fotos de boda por Mike Morelos & Josh Miller
  • Lugar de la recepción: Hotel Plaza Paitilla Inn

Mónica + Lynn

boda monica y lynn

Asistir a un matrimonio, suele ser como entrar por un momento a un cuento de hadas, donde cada quien cumple su papel para ambientar la mejor de las celebraciones, el amor.
La boda de Mónica y Lynn fue un cuento musical, un precioso ritual que me hizo pensar que la vida es como una sonata para piano que nace del encuentro de dos universos, de la pulsación exacta de teclas blancas y negras, que en la únion de sus diferencias crean el mejor de los sonidos.
El amor como la música, es el arte de mezclar perfectamente dos sonidos, la melodía nace de la combinación sucesiva, la armonía surge de la reunión simultánea y el ritmo se relaciona con la duración de este encuentro. En esta línea de sentido, la sonata de piano de Mónica y Lynn es una música amorosa que se extiende hasta el infinito.

Mónica y Lynn se conocieron en la escuela, sin embargo, en esa etapa de sus vidas, el amor esperaba dormido y pasaron desapercibidos el uno para el otro. Tiempo después, se contactaron por Facebook y la red sirvió para unir lo que no había unido la vida en ese momento.
Empezaron a conversar y a entender que cada una de sus palabras los unía, fue así como decidieron abrir la ventana, salir de las pantallas y lanzarse al mar de la vida real.
Salían a todas partes, compartían tiempo y se embarcaban en aventuras únicas, armonizadas por espontaneidad y carcajadas que los invitaban a ser ellos mismos, para poder ser a la par.
Mónica empezó a disfrutar cada locura que le proponía Lynn, así, sin más ni más la invitaba a salir corriendo de su casa para que fueran a algún lugar a ver las estrellas. Sus ocurrencias y las interminables conversaciones hacían que Mónica se sintiera cada vez más cercana a ese hombre que la divertía, la retaba y hacía florecer partes de ella que hasta entonces estaban dormidas.
Lynn deliraba con la forma en la que Mónica se relacionaba con el mundo, su forma de tratar a las personas era una muestra de que a ella el alma se le salía por los poros, y él simplemente quería saber qué había más allá.

Ambos coinciden en que el amor no es una cosa de esas que te despiertas un lunes en la mañana sabiendo que estás enamorado. Ellos tienen claro que el amor trasciende cualquier chispazo superficial y todos los pensamientos y teorizaciones al respecto. El amor se ríe del entendimiento común, porque es algo que no pasa por la razón, sino que vibra contundentemente en el sentimiento.
Como podemos ver, el amor de Mónica y Lynn no es una efusión improvisada, fue algo que nació del compartir constante. Ellos pasaron de las flechas de un cupido despistado y tejieron su propia historia a base de encuentros, jirafas de peluche, noches bajo las estrellas, lágrimas, besos, sonrisas, palabras de amor y años nuevos súper románticos en una caba en Altos de María.

Cada puntada de su tejido hacía que Mónica y Lynn se sintieran uno más cerca del otro, su relación se tranformó en una danza acompasada en el que cada uno se sentía íntimamente ligado a su compañer, hasta el punto de compartirlo todo y querer que esa música no cesara nunca.
Fue así que llegaron a aquel día tan esperado por el corazón en Bocas del Toro en Red Frog Island, en donde Lynn sintiendo a Mónica como parte importante de su ser, le pidió que fuera su esposa, porque ya desde hace mucho tiempo sabía que no quería separarse de ella ni un solo día de su vida. De este modo lo que era dos sonidos aislados que se acoplaban, se empezó a transformar en una melodía conjunta que sonó con más fuerza el día de su boda ante los invitados que miraban conmovidos las muchas formas que tiene de triunfar el amor.

Mónica nunca olvidará ese momento en el que por la nave central caminaba hacia su destino, vestida como una reina que emergía de los mares de sus sueños de niña, para encontrarse con ese hombre que la miraba como si estuviera frente a un milagro y la esperaba con su sonrisa de par en par.
Dijeron “Sí, Acepto” entregados, conmovidos, llenos de esperanza y con un amor desbordado que sonaba tan alto que invadía el corazón de todos los presentes a su celebración.

Fue ahí donde la sonata de amor de Mónica y Lynn marcaba una de sus notas más altas, y su amor llegaba hasta los oídos de Dios para convertirse en parte latente del amor universal. Fue ahí donde comprendí, que sí, que es verdad, que el amor es el encuentro de dos universos que se unen para transformarse en una única canción con sabor a eternidad.

Kathleen + Carlos

Kathleen Carlos

En el lente de una cámara revolotean muchas historias de todo tipo, pero mis favoritas son sin duda las historias de amor.

Lo que sentí en la boda de Kathleen y Carlos no se puede describir. Esta es una de mis historias preferidas porque conozco a Kathleen hace muchos años. En ese entonces apenas empezaba en la fotografía, y ella fue testigo de mis inicios, conoció mi primera cámara y vio cómo poco a poco me iba dejando llevar por la pasión de capturar momentos.

Kathleen es una mujer llena de energía positiva, su personalidad extrovertida y su alegría vibrante hicieron que entablaramos una amistad rápidamente. Ella conecta con las personas con comentarios simpáticos, buena vibra y una personalidad relajada que hace que uno entre en confianza.
¡Sí! Así con detalles únicos fue que Kathleen se metió en el corazón de Carlos la segunda vez que se vieron, porque ellos son una pareja tan diferente, que no tuvieron una historia de amor a primera vista, sino un amor que despertó en algo tan común y extraordinario como un cupón del directorio para pedir pizza. ¿Quién pide pizza usando un cupón del directorio? ¡La respuesta es Kathleen! Creo que nadie hace eso, Carlos pensó lo mismo, y así fue como él se dio cuenta de que ella era distinta a todo lo que había conocido alguna vez.

Una pizza fue la excusa para que sus almas se unieran, desde ese día empezaron a coincidir. Sus pasiones y gustos empezaron a unirse y a compenetrarse. Carlos encontró en Kathleen la cómplice perfecta para compartir su pasión por los San Francisco 49ers ¡Una mujer que permita que tu equipo favorito esté en el pastel de bodas definitivamente es la indicada! ¡No la dejes ir!

Kathleen siempre supo que Carlos era el amor de su vida. Estaba segura, porque él era de esas cosas que uno no sabe cómo explicar, pero que se sienten en el fondo del alma, algo tan sublime, que ni el poeta más experto podría describir.

¡Magia pura! ¡Magia desde el primer momento! ¡Magia en aquel lago de Cerro Azul que fue el testigo de su primer sí! ¡Magia en la Basílica del Sagrado Corazón en París! aquel 11 de noviembre de 2017 en donde Carlos le pidió matrimonio a Kathleen frente a Dios. Un hombre que tenga primero a Dios en su vida ¡Es el indicado! ¡No lo dejes ir!

Todas estas coincidencias nos trajeron hasta el día de esta boda tan particular, como solo puede ser el amor de Kathleen y Carlos. Una boda con invitados fuera de serie, encabezados por el abuelo de Kathleen de 95 años, quien contra todas las posibilidades -por su edad- estuvo allí para ver cómo su nietecita ahora hecha una mujer le decía sí a un hombre como Carlos, serio, humilde y con un corazón de oro, un hombre que es capaz de hacerlo todo por ella, incluso bailar el día de la boda solo para verla sonreír.

Sin embargo, y aún con estos conmovedores momentos, los que se robaron el show indudablemente fueron Cachetes y Vaca vestidos impecablemente para la ocasión, llenando de mucho más amor este día único en la historia.

Cachetes es un panda morado, o una panda morada, en eso todavía no se han podido poner de acuerdo Kathleen y Carlos. Lo que sí saben, es que ha sido su compañero desde el primer día de San Valentin que los novios pasaron juntos. Vaca por su parte, es la hermana menor de Cachetes y llegó a su vida por coincidencia.

¡Sí! Así es la historia de amor de Kathleen y Carlos, llena de osos de peluche, cupones del directorio, juegos de fútbol americano, momentos comunes que se vuelven especiales cuando encontramos a la persona adecuada, esa que nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos, que nos invita a conocer nuestros límites y a superarlos, esa que nos dice la vida es más vida cuando está llena de amor.

Estas son las historias que vale la pena guardar, esta es la razón por la que decidimos Guardar Momentos.

Sofía + Carlos

Érase una vez Sofía y Carlos, una pareja bastante particular que tiene la capacidad de llenar de buena energía cualquier lugar en el que se encuentran. Después de pasar un día con ellos entre bromas y risas, puedo decir que, a diferencia de lo que muchos dicen el amor sí se puede eternizar en una fotografía.

Carlos y Sofía se conocieron en una cafetería y entre cuento y cuento se empezó a encender la llama con la que empezaron a escribir esta historia de amor.

Primera página…El amor desde los ojos de Sofía
Nunca me imaginé que el amor tuviera unos ojos y una barba tan bonita, ¡Ah! Y una forma de ser que conectaba tanto con la mía. Supe que Carlos era el amor de mi vida cuando en una de nuestras citas, él empezó a hacer algo con la comida, era algo que solo hacía yo, como en un juego de espejos. En ese momento tuve la certeza de que Carlos era mi versión masculina, y es que ¿Qué es el amor? Hay gente que dice que los polos opuestos se atraen ¡Nada más lejano de la realidad! El verdadero amor surge cuando dos seres diferentes encuentran que son capaz de mirar en una misma dirección.
Este amor se ha construido con detalles, risas, proyectos y muchas ganas de estar el uno con el otro. Detalles únicos como el día en que me echaron del trabajo y Carlos para animarme dejó que le quitara su preciosa barba y le hiciera maldades. En ese instante me convencí de que él sería capaz de hacerlo todo por mí. Como llevarme al altar y permitirme escuchar las dulces palabras de su papá bendiciendo nuestro amor, ese amor único que apenas comienza.

Segunda página…El amor desde el corazón de Carlos
Decir qué me enamoró de Sofía es casi imposible, porque no hay un detonante único, hay de por medio situaciones y reacciones que juegan entre sí hasta crear una mezcla, que un día estalla para gritarnos que queremos estar con esa persona para siempre. Sin embargo, si me obligaran a decir qué fue lo que me llevo a amarla, diría que su vibrante forma de ser. Sofía brilla y puede iluminar cualquier lugar en el que entra, eso, sumado a su personalidad compleja que combina lo más álgido de la fortaleza y lo más suave de la ternura.
Cuando le pedí matrimonio a Sofía y ella aceptó, le declaré que se había convertido en el miembro más importante de mi familia, en mi hogar, mi hoguera, mi lugar favorito, mi todo, es por eso que cuando me preguntan por mis pasiones siempre pienso en ella.
La gente cree que el romanticismo tiene que ver con osos de peluche, flores y muchos chocolates (Puede que sí) pero el momento más romántico de mi vida, fue una noche común y corriente, estábamos viendo una película, Sofía se dejó vencer por el sueño, se volteó hacia mí, me dio un beso y un “Te amo” y luego se recostó en mi pecho como si de la almohada más cómoda del mundo se tratara. Verla dormir despertó todo el amor que llevaba dentro, fue la noche más incómoda de mi vida ¡eso sí! Pero era incapaz de despertarla viéndola dormir sobre mí con la alegría de quien está en el mejor lugar de la tierra. ¡Si eso no es amor! ¿Entonces qué es?

Tercera página… ¡Libro de aventuras!
Dijimos sí, y ahí se empezó a escribir la verdadera vida. Una boda fue la excusa perfecta para empezar un camino lleno de aventuras fabulosas, es por eso que ambos decidimos usar nuestros zapatos deportivos rojos, porque la travesía se vislumbra larga y no queremos que nada la incomode.
Tenemos nuestro álbum de recuerdos en el que escribimos todas las cosas que la vida escribe en nosotros. Como este momento, los viajes que soñamos y cada una de las experiencias que nos llevan a crecer, evolucionar y descubrir el sentido de la vida. No sabemos cuál sea, pero estamos seguros de que es mejor descubrirlo entre los dos ¡Por eso estamos aquí! Al pie del cañón de nuestros sueños, teniendo la certeza de que quien enciende la chispa de la vida siempre será el amor…

  • Fotos por Alex Stenvers & Randy Navarro
  • Lugar de la recepción: Hotel Wyndham Panama Albrook Mall